martes 23 abril 2024
Slider
Por “Boda fifí”… César Yáñez fue al “Limbo político” y a Santiago Nieto lo cesaron de la UIF (Rumor sin fronteras por Gerardo Pérez García)

RUMOR SIN FRONTERAS: Gerardo Pérez

Vaya historias y pasajes de la política y de los principales, y más cercanos, personajes al Presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo desenlace ha sido trágico y cruel, políticamente hablando, pues después de estar en el “Paraíso del Edén”, uno fue a dar
al “limbo político” y el otro fue despedido de
la Unidad de Inteligencia Financiera.

Primero fue César Yáñez Centeno y su “boda Fifí” con Dulce María Silva Hernández, el 29
de septiembre de 2018 en el Centro de Convenciones de Puebla, a la que asistió el –entonces- Presidente Electo López Obrador con su esposa Beatriz Gutiérrez Müller.

La clase política del nuevo gobierno federal se dio cita en la capital poblana, pues además de la pareja presidencial, estuvieron los entonces gobernadores de Chiapas, Manuel Velasco y
su esposa Anahí Puente; Adán Augusto López Hernández de Tabasco; José Antonio Gali Fayad de Puebla; el electo de Veracruz, Cuitláhuac García.

Alfonso Romo, virtual jefe de la Oficina de Presidencia; Rocío Nahle de Energía, Manuel Bartlett de la Comisión Federal de Electricidad; los senadores Ricardo Monreal y Alejandro Armenta; el Vicealmirante de la Marina, José Luis Vergara Ibarra; Alfonso Esparza Ortiz, Rector de la BUAP, entre otros.

Trascendió que la opulencia y fastuosidad del evento no fueron del agrado del Mandatario Electo y su “austeridad republicana”, lo que llevó a que se retirara del Centro de Convenciones apenas terminó de comer.

Y la implosión del enojo obradorista se da cuando la Revista ¡Hola!, en su edición del 4
de octubre de 2018, le dio la portada y 15 páginas a color en interiores al casamiento de César Yáñez & Dulce María Silva.

Por cierto, ella originaria de Tlaxcala y él de Colima.

Y decidieron que su boda fuera en Puebla.

“Boda Fifí” que desencadenó en que César Yáñez no fuera nombrado Director de Comunicación Social de la Presidencia de López Obrador, designándolo Coordinador de Política y Gobierno.

Don César lleva tres años de permanecer en
el “limbo político” de Palacio Nacional.

Ostracismo y soledad de Yáñez que se palpa con las fallidas candidaturas de su esposa Dulce María al Gobierno de Tlaxcala, como de su hermana Claudia Yáñez al Gobierno de Colima, durante el pasado proceso electoral de junio.

Y de “premio de consolación” … Dulce María Silva de Yáñez recibió la Diputación Federal, por la vía plurinominal.

“LA BODA FIFÍ” DE SANTIAGO NIETO EN GUATEMALA

Tres años y dos meses después del festejo de César en Puebla, el “Fiscal de Hierro” de la Unidad de Inteligencia Financiera -UIF-, Santiago Nieto Castillo, vive su propio “infierno político” al realizar su “boda Fifí”
con Carla Humphrey en una ex hacienda de Antigua, Guatemala.

Evento que tuvo fatal desenlace al ordenar ordenar López Obrador la remoción –cese o despido- del poderosísimo titular de la UIF.

Antes de viajar a Nueva York, el Presidente designó a Pablo Gómez Álvarez – Diputado Federal- nuevo titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, dándole posesión el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López.

Llegó a tal grado el enojo del inquilino de Palacio Nacional que no dudó en declarar:
“La boda de Carla Humphrey y Santiago Nieto es un asunto escandaloso, aun cuando se trata de un acto privado, pues los asuntos públicos en México son cada vez más públicos o se sabe más de asuntos o eventos privados”.

“Recomendó a los servidores públicos actuar con moderación, austeridad y que sigan el ejemplo de (Benito) Juárez, que decía que el servidor público debía aprender a vivir en la justa medianía”.

Remató:

“El despotismo me afecta el hígado… no es correcto, el servidor público tiene que evitar ese tipo de situaciones”.

“¡Eso ya terminó!”.

Los reporteros le inquirieron:

-¿Usted ya habló con Santiago Nieto de este tema?

“No, no, no. El servidor público no es ninguna gente excepcional, que viva con extravagancia, ya quedó atrás aquello de que el funcionario tenía que andar en vehículos último modelo, trasladarse en avión privado”.

-¿Fue invitado a la boda?

López Obrador, con rostro adusto, respondió:

“Sí, pero yo, pues no puedo, porque tengo muchas ocupaciones, y además no acostumbro a hacerlo. Me invitan y les agradezco mucho, pero no salgo, a veces
ni a comer o a cenar a un restaurante”.

Vale aclarar:

Sí acudió a la boda de César Yánez.

No así a la de Santiago Nieto.

¿Mañana o pasado… hablará Nieto del “fuego amigo”?

Porque el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero y el “Vice Gobernador” de Guerrero, Félix Salgado Macedonio, son los más felices con la salida de Nieto Castillo.

¿O guardará silencio?

Al tiempo.