domingo 23 junio 2024
Slider
Marín terminó en la cárcel y Moreno Valle falleció (columna de Gerardo Pérez García, director de Foro 21)

RUMOR SIN FRONTERAS: Gerardo Pérez

Nadie, absolutamente nadie lo imaginó.

Tampoco lo previó.

Menos lo anticipó.

Lo que lleva al inagotable apunte: “El hombre y sus circunstancias…”.

Sí, porque quien fuera “Todopoderoso” gobernador de Puebla, que controló y manejó vidas y haciendas durante 14 años, y que impuso consecutivamente a dos mandatarios: su esposa Martha Erika Alonso y a José Antonio Gali Fayad–

Que del Senado saltó -2010- a la candidatura de Casa Puebla y que al no lograr la postulación del PAN a la Presidencia de México, retornó a la Cámara Alta en septiembre de 2018.

Antes, Rafael Moreno Valle Rosas, cautivó a la entonces poderosa dirigente magisterial, Elba Esther Gordillo Morales, como al candidato de Acción Nacional a Los Pinos, Felipe Calderón Hinojosa, quien le dio su adhesión para que fuera abanderado al gobierno de Puebla.

Con el liderazgo de la bancada albiazul en el Senado, recetó dos reveces al mandatario nacional, Andrés Manuel López Obrador, con iniciativas para que integrantes del Poder Judicial y Legislativo mantuvieran sus respectivos sueldos y no compactarlos con el del titular del Ejecutivo.

Y derrotar en el Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal –TEPJF- al candidato Miguel Barbosa Huerta, que apeló al fraude operado por el mando morenovallista, que controlaba los órganos electorales; pero sobre todo al inquilino de Palacio Nacional, cuando cuatro Magistrados Federales –contra tres- ratificaron la victoria de Alonso Hidalgo al gobierno de Puebla.

Y es cuando salta la paradoja del “Hombre y sus circunstancias…”

Sí, porque Moreno Valle y la primera gobernadora de Puebla –y del PAN a nivel nacional-, su esposa Martha Érika, fallecen en trágico accidente aéreo –con tres tripulantes más- al desplomarse el helicóptero Agusta el 24 de diciembre de 2018, en las inmediaciones del municipio de Coronango.

Nadie, absolutamente nadie lo imaginó.
Menos lo vislumbró.

Ése 24 de diciembre –fecha que se conmemora a nivel mundial el nacimiento del niño Jesús-, ELLA pasó a la historia por ser la primera mujer en mandatar Puebla.

Y con ÉL termina una carrera política fulgurante que amenazaba con lograr la candidatura Presidencial en 2024.

Así como el Senado fue su punta de lanza para obtener la gubernatura del estado, iba por repetir la historia rumbo a Palacio Nacional.
Ambos cuerpos fueron cremados.

Y sus cenizas posan en la capilla familiar de los Alonso Hidalgo en Tecamachalco y de Moreno Valle en una iglesia de la Ciudad de México.

Al morir Rafael… también falleció el morenovallismo.

A dos años y medio de su partida, contados recuerdan a Rafael y Martha Érika.

Bien apunta un viejo de la política: ¡Al fin!… condición humana.

MARÍN DE GOBERNADOR A LA CÁRCEL

Vaya historia de Mario Marín Torres.
El niño que fue bolero.

Que vendía periódicos en la extinta terminal del ADO, en la avenida Reforma, corazón del Centro Histórico.

Que cursó la primaria en un internado en Tlaxcala.

Y en su juventud, su hermana Julieta lo lleva a una excursión a la Ciudad de México y al estar en el Hemiciclo del Benemérito de las Américas: Benito Juárez, le impacta la historia del indio de Guelatao, Oaxaca, que de un hogar de extrema pobreza oaxaqueña ingresó al seminario, estudio Derecho, alcanzó la gubernatura de Oaxaca y llegó a la Presidencia de México.

Ello lo lleva a cursar la preparatoria y, posteriormente, la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma de Puebla.

“El hombre y sus circunstancias…”

De modesto burócrata en la estructura de gobierno, a secretario particular del presidente municipal Guillermo Pacheco Pulido.

Hasta llegar a la subsecretaría de Asuntos Políticos de Gobernación en la administración de Mariano Piña Olaya.

Posteriormente se incorpora a la campaña de Manuel Bartlett Díaz, quien lo ratifica en la subsecretaría.

Y llega el anhelado parteaguas: secretario de Gobernación.

Para después obtener la dirigencia del Comité Directivo Estatal del PRI.

Y presidente municipal de Puebla.

Y gobernador del estado.

Pero…

En su segundo año de mandato -2006- le estalla el escándalo del caso Lydia Cacho, que da inicio al derrumbe del sueño de convertirse en el Juárez del siglo XXI y ocupar Los Pinos.

Tocado política y electoralmente, y emplazado a entregar el gobierno al candidato del PAN, Rafael Moreno Valle, so pena de terminar en la cárcel, dobla a Marín el temor.

Decide que su sucesor sea Javier López Zavala. Y éste pierde ante Moreno Valle en la elección de julio de 2010.

Y don Mario se refugia en su Notaría Pública.
Y cuando tenía la certeza que el caso Lydia Cacho estaba archivado, pues los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo había exonerado, surge la demanda de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que el Gobierno Federal solicite al Poder Judicial la orden de aprehensión contra Marín.

Al decretarse la orden de detención, decide darse a la fuga.

Y se refugia en la casa de una hermana en Acapulco.

Ahí, el 3 de febrero de este año, agentes de la Fiscalía General de la República lo aprehenden y trasladan al penal de Cancún, Quintana Roo.

Nadie, absolutamente nadie, creyó que Mario Marín terminara su carrera política en la cárcel.

No cabe duda, es real: “El hombre y sus circunstancias…”.

Al tiempo.