sábado 18 mayo 2024
Slider
Llegó a su fin la dinastía de los Moreno Valle. (Columna de Gerardo Pérez García, director de Foro 21)

RUMOR SIN FRONTERAS: Gerardo Pérez

Todo tiene un principio y un fin.

Es una Ley Divina.

Y de ella, nadie, absolutamente nadie, escapa o evade.

Así aconteció con el clan de los Moreno Valle.
Situación similar con la dinastía Ávila Camacho.

Ambas familias se caracterizaron por ejercer poder total y absoluto en Puebla.

Nada se movía sin su consentimiento.

Designaban gobernadores, diputados y senadores.

El general Manuel Ávila Camacho fue presidente de México (1940-1946) y entregó la estafeta al primer mandatario civil, Miguel Alemán.

Se le conoció como el “presidente Caballero”, tanto por cristalizar la libertad de culto, como por plasmar la transición del liderazgo militar al civil.

Todo lo contrario a su hermano Maximino, quien fue gobernador de Puebla (1937-1941) y de no haber sido asesinado -1945-, hubiera sustituido en la Presidencia a Manuel, pues el poder lo tenía obsesionado.

Y Rafael Ávila Camacho también mandató al estado (1951-1957) Antes fue presidente municipal de Puebla (1939-1941), y cuyas administraciones se caracterizaron por el diálogo y no la opresión como la que ejerció Maximino.

Originarios de Teziutlán, los Ávila Camacho escribieron una página en la historia de Puebla y México.

Y vaya que si la escribieron.

Única familia en el país que en un mismo periodo – y de transición política- tres hermanos estaban empoderados.

… Manuel Ávila Camacho, presidente de México.

… Maximino Ávila Camacho, gobernador del estado de Puebla.

… Rafael Ávila Camacho, alcalde de Puebla capital.

Hoy, solo perduran imágenes claro-obscuras.
No más. No menos.

Y qué decir de la familia Moreno Valle.

El general Rafael Moreno Valle de adolescente tuvo que dejar la Mixteca para ingresar al Heroico Colegio Militar, donde cursó la carrera de Medicina.

Médico afamado entre la clase política que le sirvió de plataforma para llegar al Senado de la República (1958-1964)

Y posteriormente a secretario de Salud (1964-1968).

El presidente de México Gustavo Díaz Ordaz era su paisano y amigo, quien ante la sucesión Presidencial y dado el bloque político que había conformado Moreno Valle, decidió mandar al general de candidato al gobierno de Puebla.

Ya instalado en 1969 en Palacio de Gobierno,
Moreno Valle se rodeó de fuereños y militares, que ejecutaban una administración de mano dura.

Lo que llevó a que dimitiera al gobierno en 1972, después de rendir su tercer Informe.
El entonces jefe del Ejecutivo federal, Luis Echeverría Álvarez, nunca le perdonó que Moreno Valle no hubiera apostado por su nominación.

Su hijo Rafael Moreno Suárez fue quien realizó los trámites notariales y del Registro Civil para adjuntar el apellido de su papá Moreno Valle con el Suárez.

Así Rafael Moreno Valle Suárez transitó en ascendente carrera financiera en Estados Unidos.

De su unión con Gabriela Rosas procrearon dos hijos: Rafael y Gabriela Moreno Valle Rosas.

Y es el nieto –Rafael tercero– del general Moreno Valle quien ingresa a la política después de cursar Derecho en Estado Unidos.

Moreno Valle Rosas tiene fugaz estancia en Puebla durante la campaña al gobierno de Manuel Bartlett Díaz.

Y decide residir en la entidad durante la campaña a Casa Puebla de Melquíades Morales Flores en 1999, dado los lazos fraternos del abanderado priista con el general Moreno Valle, de quien fue secretario privado y diputado local.

Melquíades Morales nombró secretario de Finanzas a Rafael Moreno Valle y para colocarlo en la antesala de la sucesión, a Finanzas le agregó Desarrollo Social.

Lo que llevó a Moreno Valle a una intensa promoción por todo el territorio poblano.
Mas en el camino del destape del 2010, a Rafael se le cruzó Mario Marín Torres.

A cambio, Moreno Valle fue diputado local y líder del Congreso. Posteriormente diputado federal, donde trabó amistad con la dirigente nacional del SNTE, Elba Esther Gordillo.

Y cuando Marín no cumple el acuerdo a Rafael para que fuese candidato al Senado, éste decide irse al PAN, quien sí lo nomina a la Cámara Alta, previa aprobación del entonces abanderado a Los Pinos, Felipe Calderón en 2006.

Moreno Valle gana la Senaduría –casualmente “derrota” a su tutor político Melquíades Morales– y en 2010 salta a la candidatura al gobierno.

Y en febrero de 2011 rinde protesta al gobierno de Puebla.

Y Rafael ejerce control absoluto de la vida política poblana. Antes con Melquíades fue el “vice-gobernador” durante cinco años, más los seis de su sexenio, le dieron 11 años de amarres, compromisos, creación de grupos y una gran bolsa para su futuro político… La Presidencia de México.

Además, impuso en su sucesión a José Antonio Gali Fayad para un mandato de dos años (2017-2018).

Y en 2018 llevó de la mano a su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo a la nominación por Casa Puebla.

Y el 14 de diciembre de 2018, Martha Erika Alonso se convirtió en la primera gobernadora del estado.

Y el 24 de diciembre de 2018… Rafael y Martha Erika mueren trágicamente al desplomarse el helicóptero Agusta que los trasladaba a la Ciudad de México.

Y ayer falleció su papá Rafael Moreno Valle Suárez.

Con ello, llega a su fin la dinastía de los Moreno Valle.

Sobreviven Gabriela Rosas y su hija Gabriela Moreno Valle Rosas.

En diciembre de 2018 se enterró el proyecto Presidencial 2024 de Moreno Valle y el fallido sexenio de Alonso Hidalgo.

Y este martes 10 de agosto de 2021 partió Moreno Valle Suárez.

Es real, todo tiene un principio y un fin.

Es una Ley Divina.

Al tiempo.