jueves 23 mayo 2024
Slider
Las diferentes caras de la inseguridad (columna de Hector Manuel Pérez Cuéllar)

 

 

 

 

 

 

 

Columna de Héctor Manuel Pérez Cuéllar

LAS DIFERENTES CARAS DE LA INSEGURIDAD.
En mi anterior columna, les comenté un poco de lo delicado
que se vive en Zacatecas, por la inseguridad que provocan
los Grupos Delincuenciales, en este rincón del Territorio
Nacional, pero lo lamentable es que hay otras caras de
México, que sufren de igual circunstancia la Violencia y el
Crimen.
Los grupos de Whats App, como una medida de prevención
de los ciudadanos es más común, en ellos se pueden
prevenir de muchas acciones de los Delincuentes, que
atentan contra la tranquilidad de ellos, las acciones de
Gobierno, están sujetas a los designios de los Políticos; lo
que, en la práctica limita, el accionar a miembros de los
cuerpos policiales con prontitud y eficiencia.
Estamos viendo, que el Poder Militar, como sea el uniforme,
está siendo más presente, pero que en la realidad no se ve
cambio, de la tan anhelada Paz Social; Estados de la zona
Fronteriza, del Centro y Sur, se ven con incursiones de los
Cárteles de la Droga y de todos los negocios adicionales,
actúan sin menoscabo alguno.
Los arreglos, de los Gobernantes con la Delincuencia, son
tema de las notas periodísticas, las abultadas cifras de sus
cuentas personales, pareciera que nadie actúa para darle al ciudadano credibilidad de su control en ello, las
modificaciones que se hicieron para la creación de la Guarida
Nacional, contienen los atributos Jurídicos, para la
investigación; luego la pregunta es, que esperan.
La compleja agenda política que vive nuestra Nación, pudiera
ser el motivo que el actuar de los Militares, así como de las
Policías Locales y Estatales, tengan el miedo de no sentir
apoyo de corte Jurídico; para una actuación apegada a
Derecho, que luego se les revierte y se convierte en chueca,
en perjuicio de ellos mismos, lo que da inmovilidad de
aplicación de la Ley.
Esta parálisis Institucional, de saber hacia dónde se debe de
dirigir el barco, es en gran medida, como una opinión muy
personal, de llevar a mandos a las Secretarias de Seguridad,
a personas con factores de duda, de sus capacidades para el
manejo de policías de proximidad sin la experiencia que se
requiere de campo.
El cambio operativo, de los Militares de su perfil y educación
para la guerra, a una de proximidad social de prevención,
aunque digan que no, pero causa confusión enorme en su
trabajo cotidiano, de la rigidez de lo militar a lo policial es
enorme, los sentidos conciliadores no empatan.
La operatividad cambio, pero en donde no cambio esa
operatividad, es en los terrenos de la Delincuencia; ahí, se
han fortalecido gracias a estos desequilibrios de la Autoridad,
los diagnósticos, nos muestran que el reclutamiento es  enorme en cualquier ciudad de los jóvenes, que se incorporan
a las filas de la Delincuencia en especial a la Delincuencia
Organizada, sin miedo alguno, aun con conocimiento de la
posibilidad de perder su vida, gracias a los elevados sueldos
que ofrecen, lamentablemente se la juegan.
Les puedo escribir diversas formas, que desde los primeros
años escolares se pueden prevenir, como el cambiar las
normas de comunidad, mediante material transmitido en
medios de comunicación, de acuerdo a el campo situacional
que se vive, en especial la violencia doméstica, tratar los
traumas, a través de intervenciones conductuales cognitivas,
que permitan integrar a los jóvenes a la Sociedad sin
resentimientos, en fin, en esto, hay que trabajar mucho.
Algo que tendremos que exigir, a los Aspirantes en las
próximas elecciones, es que quienes los rodean sean
personas con expertiz probado; en todos los Municipios,
tienen sus problemas específicos de Inseguridad, no se
puede hacer un solo chaleco y, pensar que así solucionan
todo, la experiencia me ha dado como a muchos
compañeros, el conocimiento de saber callar y saber esperar,
para cambiar gradualmente el estado de las cosas.
Existe el consenso, que para que una Política Pública en
materia de Seguridad, requiere de Instituciones estables,
permanentes, que cuenten con la capacidad de aplicar la Ley
y, que puedan cumplir con las funciones que le son propias
de su trabajo; la debilidad democrática, es terreno fértil para
que, una delincuencia que acecha, de hacerse de territorios de control, o en muchos casos, colocar en forma camuflada a
personajes, dentro de la política a su servicio.
Todas estas formas de control, que la Delincuencia siempre
pretende ocupar, afecta la legitimidad del Estado, y perjudica
creando un sentimiento de Inseguridad y, debilita doblemente
la razón de ser Gobierno, pues se muestra incompetente y
débil, al actuar contra la Delincuencia Organizada.
Un Liderazgo Político comprometido, para el cambio de
rumbo con objetivos definidos, es el factor a buscar en los
Aspirantes; hoy no son Partidos Políticos, son personajes con
experiencia y enfoques de servicio, desde los planes
definidos de que realizar, para transformar lo que está mal y,
continuar lo que se está haciendo bien; si escuchan, decir
que ahora todo será diferente, no crean nada, esas son
frases vacías, lo correcto son proyectos definidos y
perfectibles, al menos yo exijo eso.
“Curiosamente, los votantes no se sienten
responsables de los fracasos del Gobierno que han
votado”. (Alberto Moravia)
Tus comentarios: hepercu@hotmail.com
hectormanuelperezcuellar@gmail.com
Twitter. – @hector_mperez
Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar
Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar.