domingo 23 junio 2024
Slider
La hora de conquistar la democracia en México: Guillermo Jiménez Morales (Columna de Gerardo Pérez García)
El ex gobernador de Puebla Guillermo Jiménez Morales, en video mensaje que subió a redes, lanza arenga: “Ninguna transformación, ninguna innovación, ni una sola voz, ni un solo mando… puede estar por encima del poder soberano que conforma –conformamos– el pueblo mexicano”.
Mensaje que tiene un solo destinatario.
Señalamiento que va dirigido a un solo hombre.
Y es al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
Al inquilino de Palacio Nacionalq
Lo
Jiménez Morales representa uno de los últimos reductos leales al Revolucionario Institucional.
Y salta a la palestra cuando el PRI atraviesa por una de las crisis más severas y dolorosas de credibilidad, pérdida del poder y desfondado al borde del precipicio.
De ahí el valor de sus palabras.
Porque don Guillermo tiene larga trayectoria en la política del país.
Amén de haber gobernado Puebla (1981-1987), fue dirigente del PRI en el extinto Distrito Federal, secretario de Pesca, líder de la bancada priista en la Cámara de Diputados y embajador de México en El Vaticano.
Expuso:
“El poder soberano no puede estar en una sola persona”.
Y lanzó:
“Llegó la hora de valorar nuestro voto”.
Expuso:
“Es la oportunidad histórica”lujurioso
“Es el momento de visión y posterior futuro”.
“No se pueden tirar a la basura las conquistas del pueblo”.
Subrayó:
“Es la hora de conquista la democracia”.
“Es la hora de la unidad y solidaridad”.
Remató:
“Es la hora de cumplir con la historia”.
Guillermo Jiménez Morales preside organización del Comité Ejecutivo Nacional del PRI que agrupa a ex gobernadores, ex dirigentes, ex legisladores y ex embajadores
Sustituyó en Casa Puebla al doctor Alfredo Toxqui Fernández de Lara, consolidando la etapa convulsiva y violenta que enfrentaron los ex mandatarios Antonio Nava Castillo y Rafael Moreno Valle.
Confrontación con la Universidad Autónoma de Puebla, lecheros y trabajadores, que derivó en choques, balazos, heridos y muertos.
Hechos que llevó a que no terminaran su sexenio los generales Nava Castillo y Moreno Valle.
Es el gobierno de Alfredo Toxqui que logra la paz y concordia.
Y que Jiménez Morales en su mandato termina de consolidar.
Lo anterior es parte de la historia de la Puebla levítica.
Del Poder Presidencial.
Pero que tenía y guardaba contrapesos.
Claro que hubo excesos.
Y actos de corrupción.
Acciones y hechos que llevaron al PRI a perder la Presidencia de México.
Y que después de dos sexenios del PAN, 2000 con Vicente Fox y 2006 con Felipe Calderón, en 2012 recuperó Los Pinos con Enrique Peña Nieto.
Pero en 2018 entregó la Banda Presidencial a Andrés Manuel López Obrador, primer mandatario de izquierda
Arenga de Jiménez Morales que espera tenga eco.
Que no se pierda su voz en el océano.
Porque, en comicios del venidero 6 de junio, la Presidencia de López Obrador se juega el control y manejo de la Cámara de Diputados, sede del poder para reformar la Constitución y el Poder Judicial.
Hasta agosto de este año, Morena tiene mayoría absoluta.
Y se conocerá la noche del 6 de junio qué partido o alianza tendrá mayoría legislativa para el segundo trienio del gobierno federal.
¿Morena-Verde Ecologista-PT? ¿PRI-PAN-PRD?
Además, si los tres partidos de nueva creación logran mantener su registro: Partido Encuentro Solidario, Redes Sociales Progresistas y Fuerza por México.
Decisión que está en el voto de 96 millones de mexicanos, pero que desafortunadamente se estima una votación del 30 y 40 por ciento.
A López Obrador y Morena no les interesa ganar una, cinco o diez gubernaturas –de las 15- que están en disputa.
Tampoco las diputaciones locales.
Menos las alcaldías.
Su fin es retener la mayoría en la Cámara de Diputados.
¿Lo retendrán?
¿Lo perderán?
Al tiempo.