miércoles 29 noviembre 2023
Slider
La guerra digital-electoral que viene

CAUSA Y EFECTO
Por José Antonio de la Vega Moreno

En julio pasado legisladores locales aprobaron la iniciativa de reforma enviada por el ejecutivo del estado, para impedir y evitar a toda costa la contaminación visual rumbo al proceso electoral 2021.
Luego entonces, no estará permitido para ningún partido político, mucho menos cualquier candidato su promoción en bardas, espectaculares, pantallas eléctricas, equipamiento urbano y transporte público.
Lo bueno de la medida, adiós a rostros nada agradables, adustos, sin chiste, altamente editadas y evitar leer a cada rato frases o eslogan de campaña que en el 99.9 por ciento nunca se cumplen.
Lo malo de la medida, es que cientos de empresarios dedicados al ramo dejarán de percibir una buena tajada tras inhabilitar miles de espectaculares, bardas, espacios urbanos y el transporte público.
La altísima reducción de la posibilidad de que ahora se recorra calle por calle, puerta por puerta, el saludo de mano en mano, los mítines, las aglomeraciones, los bailes populares, vamos los encuentros masivos también se van a guardar para una mejor ocasión.
De aquí al inicio del proceso electoral local –que arranca en el mes de noviembre- tendrán que visualizar, estudiar y analizar los aspirantes, después los candidatos a un puesto de elección popular, las estrategias de la guerra electoral digital, estamos en otra era.
Es decir, es tiempo de emprender una campaña digital, en línea, cibernética a distancia, quien maneje y aplique de manera correcta con sus equipos éstas herramientas de trabajo tendrá la oportunidad de ser competitivo.
Claro, sin dejar de lado los medios tradicionales como la radio y la televisión.
Ahora, el otro lado de la moneda nos indica que será un harto difícil la ejecución de una campaña en redes sociales en la entidad poblana.
Según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares, del INEGI, pone en el lugar número 25 a nuestro estado en el uso de internet.
Es decir, Puebla se encuentra por debajo de la media nacional que es del 52.9 por ciento de hogares que cuentan con esta herramienta tecnológica, nosotros los poblanos, apenas alcanzamos el nada honroso 39.6 por ciento en conexión a internet.
Ejemplificando con números más precisos, según el INEGI, en Puebla existen Un millón 653 mil hogares de los cuales apenas 665 mil cuentan con internet o con una computadora, mientras que 998 mil viviendas no las tienen.
Si nos vamos a zonas rurales, Puebla alcanza apenas 28 por ciento con algo de tecnología, incluyendo el internet, mientras que las zonas urbanas en el 36.2 por ciento de hogares tienen para pagar o cubrir la renta de un servicio como el wifi.
Difícil situación en materia tecnológica para partidos políticos y sus candidatos que tendrán que hacer campaña por redes sociales en su mayoría, pero el alcance para el 2021 será mínimo.
Aunque ojo, dentro de sus propuestas tendrán que llevar la preocupación de promover, impulsar y trabajar en mayor tecnología, herramientas y estrategias para poder llevar a todos los rincones del territorio poblano: computadoras, internet, wifi.
Mientras eso no ocurra, aunque se tenga Twitter, Facebook, Instagram y todas las redes sociales habidas y por haber, la promoción de partido, de aspirantes y candidatos, será su talón de Aquiles para la elección 2021 en Puebla.
Al tiempo.