viernes 19 abril 2024
Slider
La franja pretende expropiar los palcos del Estadio Cuauhtémoc (por: Dr. Silvino Vergara Nava)

“La administración contará con una llave maestra o universal que abrirá todos y cada uno de los PALCOS… la administración podrá cambiar, sin previo aviso y con causa justifica la cerradura.”

Directiva del Club de Fútbol Puebla

¿Quién recuerda el fracaso del mundial en Qatar?, ¿Quién recuerda que México no acudirá a las olimpiadas en la disciplina del fútbol?, ¿Alguien se enteró que no acude la selección femenil de fútbol al mundial?, ¿A quien le puede extrañar lo que está sucediendo en el fútbol profesional de este país?.

Desde luego que no nos puede extrañar lo que sucede en el fútbol mexicano, basta observar quienes están dirigiendo el fútbol y a los equipos de fútbol, que hacen todo lo necesario por seguir echándolo a perder, y desde luego, se meten en donde, ni jurídicamente, les corresponde. Por ello es que, en la mente de los aficionados circula permanentemente ese pensamiento pesimista de los resultados perdedores de las selecciones nacionales, que solamente alcanzan a ganar algo con los países de la región, y en el caso de la liga, ni se diga, poco se puede hacer hablando de calidad y de competencia si es que no hay descensos y ascensos, y con lo último que ha sucedido pues, circula en la conciencia de los aficionados la probabilidad de partidos arreglados, complicidades, corrupción, malos manejos, etc.

Desafortunadamente, con el quipo de la franja, o mejor dicho, con lo que queda de él, las cosas no son mejores, al contrario, están peor, basta con observar que los mejores jugadores los rematan al mejor postor, nadie sabe a ciencia cierta quien es el dueño del equipo desde hace ya muchos años,  pasan los tiempos y cada día tiene menor representatividad con la ciudad, la región y el Estado, es suficiente con plantearse la pregunta: ¿Cuántos jugadores poblanos están en el primer equipo?, ha habido ocasiones que cuenta con más jugadores chilenos, colombianos, argentinos que poblanos, muchachos jóvenes poblanos, que los hay, y que no cuentan con un ápice de oportunidad para jugar en el quipo profesional de su localidad han sido desperdiciados.

Por lo menos, en eso quedaban las cosas hace algún tiempo. Pero ahora, esa hambre no de ganar partidos, eso no interesa, ni de retener a los mejores jugadores y directores técnicos, eso menos, sino esa hambre de depredar, de tener ganancias, y utilidades como sea y donde sea, pues ya hay que quitar el velo de los ojos y reconocer que es evidente que siempre hay ganancias en los equipos de fútbol profesional en México, más actualmente en los tiempos del capitalismo financiero, capitalismo de la especulación, pues ninguno de los propietarios de los equipos son almas de la buena voluntad como para tirar permanentemente su dinero cada temporada, de alguna parte se compensan para mantener los gastos de un equipó de fútbol, y que son muchos. Pero, depredar en contra de los propietarios de palcos del estadio, es depredar contra su propio origen.

Y esto está sucediendo en la actualidad, pues en esta campaña de fútbol del último semestre de 2023 que ya esta entrando a los partidos iniciales, resulta que para poder acceder al estadio los propietarios de palcos, además de pagar una fortuna en mantenimiento, que por cierto, nunca hay agua potable para, por lo menos, mantener limpias las butacas, resulta que adicionalmente a ese costo, hay que firmar un  documento realizado por algún “asesor jurídico” del equipo de la franja, que reza así: “La administración contará con una llave maestra o universal que abrirá todos y cada uno de los PALCOS de tal manera que se pueda acceder a éstos para llevar a cabo las diferentes labores de inspección, (sic) mantenimiento (sic), limpieza (sic) y otros por lo que el palcohabiente al momento de conocer el presente REGLAMENTO otorga su consentimiento pleno para tales efectos. De igual manera, la administración podrá cambiar, sin previo aviso y con causa justifica la cerradura (sic) chapa, o combinación de éstos para prohibir el acceso al palcohabiente y/o sus invitados”

¿Quién hubiera pensado que a esos grados de arbitrariedad se iba a llegar?, lo cierto es que, con esto se pretenden apropiar de los palcos, que en su tiempo, los ahora propietarios los pagaron al legitimo propietario del inmueble que es el Gobierno del Estado de Puebla, el cual es evidente que no ha de tener conocimiento de estos actos de malabarismo jurídico que se están realizando por la directiva del equipo de fútbol. 

Esto ya no es atentar contra los aficionados al equipo y al fútbol, que es lo que últimamente ha sucedido con estas directivas, esto es otra cosa, es un atentado contra el Estado de derecho y sus instituciones que tanto esfuerzo se ha llevado a cabo, sobre todo últimamente con los gobiernos actuales, para evitar esta serie de atropellos, pero pareciera que estamos regresando al pasado donde cada quien hacía lo que quería y no lo que debía, como es el caso de la directiva de este equipo que hace todo lo posible por acabar con el fútbol en Puebla, que ya es lo de menos, ahora pretende acabar hasta con la propiedad privada. (Web: parmenasradio.org)