viernes 24 mayo 2024
Slider
Gobernar de oídas desde casa Aguayo. (Columna de Gerardo Pérez García, director de Foro 21)

RUMOR SIN FRONTERAS: Gerardo Pérez

El apunte de la periodista Lourdes Mendoza -en su columna de El Financiero- no solo es contundente y certero, sino también real, pues plasma la realidad de un gobernante totalmente aislado y distanciado de sus gobernados.

Mandatario que vive encapsulado por la burbuja que lo rodea.

Ellos, únicamente ellos, son quienes le informan del acontecer político y de los diferentes ordenamientos de la administración estatal.

Y ÉL se basa en esa información, en esos datos, y que los hace suyos, pero que son contrarios a la información de la realidad que vive Puebla y los poblanos desde que asumió el mandato, primero de agosto de 2019.
Claro ejemplo de ello es la aparición del “Grupo Chiapas” en Puebla.

Luis Miguel Barbosa Huerta nombró Secretario de Seguridad Pública del Estado a Raciel López Salazar, permitiéndole traer una panda de chiapanecos que se apoderaron de la columna vertebral de seguridad, direcciones de reclusorios, secretarías de seguridad de municipios, Vialidad y todo lo que les parecía apetitoso y de lucro.

Cómo entender que después de 13 meses de impunidad del “Grupo Chiapas”, que llegaron para atracar, extorsionar y vender al mejor postor la justicia, el gobernador fuera informado y entonces cesó a Raciel López y ordenó expulsar al “Grupo Chiapas”.

Ello quiere decir que… ¿no había quién le escribiera al general?

¿O el general no lee?

Además, si sus datos mostraban la corrupción en Seguridad Pública, reclusorios y municipios, ¿por qué no dio la orden para que se procediera contra Raciel López y su “Grupo Chiapas”?

¿Por qué, una vez que ya no están en Puebla, se dice que hay Carpetas de Investigación abiertas en su contra?

Aunado que Barbosa Huerta tiene un gabinete con mayoría de fuereños, que lleva más de 16 cambios de secretarios en dos años de administración gubernamental.

Y su permanente choque y confrontación contra el Rector de la BUAP, del Rector de la Universidad de las Américas Puebla, Patronato de la Fundación Mary Street Jenkins, el sector empresarial, automotriz, del ya fallecido ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, y recientemente dijo que el ex mandatario Mario Marín Torres es pederasta.

“GOBERNAR DE OÍDAS…”

En su columna “SOBREMESA”, que publica El Financiero, Lourdes Mendoza escribió:

“Otro factor claro de los participantes desde
el poder de la 4T es que gobiernan de oídas, los datos duros y técnicos que pudieran ayudar a cualquier gobernante serio a tomar decisiones respaldadas en argumentos provenientes de cifras que provengan como resultado ya avalado por organismos reconocidos internacionalmente, o inclusive por sus. propias administraciones, son desechados.

“Ellos, como ya sabemos, siempre tienen otros datos, que, por cierto, nadie conoce esos “otros datos”, sólo nos dicen que son distintos y tampoco nos dan las fuentes, por lo cual es imposible comparar, analizar y verificar… pues no existen.

“Pero quien, sin duda de todos ellos, se lleva las palmas es el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, quien, al más fiel reflejo de su líder máximo, también despacha desde un trono en la Casa Aguayo y también tiene su show todas las mañanas, donde, cuando no amenaza a empresarios, regaña a los miembros de su gabinete de forma pública.

“Con esto, el góber de Puebla intenta gobernar y, al término de su programa matutino, él piensa que ya cumplió con sus labores del día; eso de salir de giras o acercarse con la gente no es lo suyo, ya sea por su precaria condición de salud física y visual o de plano porque se siente mucha pieza para andar rozándose con sus gobernados”.

Lourdes Mendoza abunda en su columna:
“De hecho, déjenme contarles que rechaza cualquier tipo de invitación a reuniones, presentaciones o giras a las que, si bien le va a los poblanos, manda a los miembros del gabinete en representación.

“Por lo mismo, al no poder atestiguar nada de lo que pasa en su entorno, él gobierna de oídas. Lo peligroso de este caso es que su burbuja desde Casa Aguayo es cada vez más impenetrable y la interpretación del acontecer se vuelve realidad a los oídos de quien sabe hablarle al gobernador, lo que lo mantiene ajeno a la realidad cotidiana”.

La periodista da el cerrojazo con la interrogante:

… ¿Quién Gobierna Puebla?

“Un caso de estudio que debería provocar una ley que obligue a los mandatarios estatales pasar un estricto examen de salud antes de asumir funciones, porque hoy poca gente sabe quién es la personas que realmente gobierna en Puebla, y con la impunidad del anonimato es capaz de crear cualquier historia inverosímil que el gobernador dará por buena… Ese es el riesgo de “gobernar de oídas”, concluye la larga pero necesaria cita.

Usted lector, saque sus conclusiones:

¿Mentira, verdad o todo lo contrario?

Porque, si Martha Érika Alonso Hidalgo no hubiera muerto -24 de diciembre 2018- a 10 días de haber asumido la gubernatura… Luis Miguel Barbosa no sería gobernador”.

¿O no es así?

Al tiempo.