jueves 23 mayo 2024
Slider
Estado de negación (columna de Hector Manuel Pérez Cuéllar)

Los gobiernos de todos los colores, que nos han gobernado durante los últimos 4 sexenios y el que se encuentra ahora, han padecido el asedio de la Violencia de un Narcoterrorismo, que no han querido reconocer; y es mejor para ellos, estar en un “Estado de Negación”, que permite culpar de ello como lo hacen con, figura de Delincuencia Organizada, que reconocer que su violencia para los ciudadanos se ha convertido en Terrorismo.

En el año 2011, una buena cantidad de medios de comunicación firmaron un pacto, de no difundir información que pusiera en riesgo la viabilidad de los operativos contra el Crimen Organizado, este acuerdo se llamó “Acuerdo para la cobertura informativa de la violencia del Crimen Organizado”.

En esta firma, gobernaba el Presidente Calderón, y se quejaba que los medios difundían gratis mantas de la Delincuencia y que, para los empresarios y el Gobierno, si querían anunciarse decía, “Nos cuesta varios millones de pesos pagar una primera plana”; si la comunicación como un medio de estar enterados los ciudadanos, hay que tomarla como, la única forma de saber qué pasa a nuestro alrededor.

Los signos de un Narcoterrorismo, hoy está muy vigente, el sábado pasado fueron asesinadas 14 personas, en las colonias Almaguer, Lampacitos, Unidad Obrera y Bienestar, en la ciudad de Reynosa Tamaulipas, como es común en estos hechos, la movilización de los cuerpos de Seguridad no se hizo esperar, pero como siempre y es natural en actos de Terrorismo, acontece después sin resultado alguno.

Pero no es solo, esté acto descrito anteriormente, lo mismo se puede decir los videos exhibidos por disque delincuentes, que yo llamaría Terroristas, haciendo confesar a dos personas que pertenecen a un Cártel y, su serie de peroratas bajo presión y, al día siguiente aparecen colgadas de un puente; como se puede llamar esto, si lo hicieran en Londres, en España o en el Medio Oriente, las Autoridades declararían que son actos de Terrorismo, cuando se reconocerá aquí que tenemos presente esté mal, si quieren verlo, muy a la mexicana pero ya está.

Regresando a la zona de Tamaulipas, no hay que olvidar el 23 de enero, se tuvo conocimiento de 19 cuerpos calcinados, de origen guatemalteco, como llamarían ustedes esto; creo que, como lo menciono actos de Terrorismo; la vida en México, cada día se convierte en un Estado Fallido, para contener a Narcoterroristas, las superioridades de los Cárteles de la Droga, hacen ver chiquitos a las Fuerzas de Seguridad y, a los ciudadanos en una vida de Terror.

Se habla que todos estos actos, son para causar temor a sus adversarios, mediante el miedo en potencia a través de comunicados que vemos en las famosas mantas, ataques, secuestros, explosión de artefactos explosivos, decapitaciones, colgados en puentes y con ello, crear un estado de Terror en la población, que no es libre como lo vemos en diversas ciudades.

El Terrorismo que vivimos, no es de carácter ideológico, es por el beneficio económico que les produce su actividad criminal, pero esa delgada línea entre una y otra la han cruzado, de fines políticos a fines económicos, que cuando un Grupo Criminal, adquiere tanto poder que confronta al Estado y sus Instituciones, se convierte en actores políticos y sociales, que confrontan al Estado Mexicano debidamente establecido, pero debilitado.

La cooptación de gobernantes y mandos de policías locales y estatales, que lo vimos en las pasadas elecciones, es símbolo de actos de Terrorismo, pues en ello desean influir en lo político y económico de cualquier región, y mantener su estado de Terror, ante una población indefensa de sus actos; los tres órdenes de gobierno, están penetrados, las consecuencias son el Estado Fallido, y quien paga, es los ciudadanos.

Las expresiones que podemos observar como actos de Terrorismo, el control de las rutas del Narcotráfico y el consumo local de drogas y, su violencia que genera, las de acción política para un control de territorios donde se combate a un solo Cártel por encargo de otro y la más delicada una que cubre el espectro de ambas, donde se enseñorean un grupo criminal, con la protección de la Autoridad y, elimina a sus rivales permitiendo, la exacerbada violencia que es símbolo de un Narcoterrorismo.

Con la lectura, de que, en México parte la controlan los Grupos Criminales Organizados, se observa desde Norteamérica una amenaza a su Territorio y ciudadanía, por lo que han hecho insinuaciones de declarar a los grupos criminales como Terroristas; acción muy delicada para nuestro País, pero ante ello, el discurso es que solo son delincuentes, creo que desde las sillas de la Autoridad no ven lo que vemos muchos mexicanos y desde el exterior.

El Presidente, llego con una propuesta de cambio en temas de Seguridad, prometiendo que en los primeros 18 meses de su mandato, se iba a pacificar el País, después de tres años de gobierno no ha acontecido, creo una Guarida Nacional con carácter civil, pero en los hechos no lo fue, disque para desplazar al Ejército de las calles, sin embargo, la Guardia es una extensión de las Fuerzas Armadas.

La Seguridad y viabilidad del Estado Mexicano, está en riesgo, las acciones que emprendan para bajar la tasa de homicidios dolosos, en todo el Territorio Nacional es y deberá ser, una Política que ampare las libertades de los Ciudadanos y, que no, nos vendan espejos que durante 4 sexenios han convertido sus discursos como, “Un Estado de Negación”, de un mal presente todos los días.

“Nadie puede aterrorizar a toda una Nación, a menos que todos nosotros seamos sus cómplices”. (Edward R. Murrow)

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com
hectormanuelperezcuellar@gmail.com
Twitter. – @hector_mperez
Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar
Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar.