viernes 24 mayo 2024
Slider
“El líder” Camarillo y su camarilla obtuvieron 26 millones entre cobro de moches, cursos y encuestas (columna de Gerardo Pérez García director de Foro 21)

Además de tener –presuntamente- abiertas carpetas de investigación por nexos con bandas del huachiocol durante su periodo de alcalde de Quecholac, 2014-2018, y pese a que el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, vetó a quienes aspiraban a un puesto de elección si tenían ese tipo de antecedentes o por violencia de género, resulta que la “santa divinidad” protege a Néstor Camarillo.

Y no solo la “santa divinidad” resguarda al “líder” estatal del tricolor, sino también lo iluminó y guio sus pasos para hacer negocios millonarios con los aspirantes a una diputación local, como a las 216 presidencias municipales.

La alcaldía 217 no “pagó derecho de piso”, porque irá de abanderado su tío Benito Camarillo Mirón y pues no se veía bien pasarle la charola.

Ayer desde temprana hora llegaron a este espacio varios mensajes de fallidos aspirantes, quienes denunciaron que para tener derecho a enlistarse como aspirante a legislador o edil, tenía primero que ponerse al corriente de sus cuotas al partido.

Después pagar un curso de preparación jurídico-partidista.

Finalmente costear “encuesta” “Efectiva”.

Trato especial tuvieron quienes entraron por designación directa, pues la cuota también fue especial.

Pidieron dar continuidad a la columna de ayer “Encuestador de Efectiva, Rafael Mármol, hizo efectivo negocio millonario con Néstor Camarillo”, por lo que proporcionaron información de lo que “voluntariamente a huevo” tuvieron que pagar.

Cada paso que avanzaban, representaba un nuevo pago.

Y con la esperanza de obtener la nominación, pues hacían el desembolso.

DE 26 MILLONES DE PESOS LA BOLSA QUE OBTUVO CAMARILLO Y SU CAMARILLA EN PROCESO INTERNO

Así es como “la camarilla” de Camarillo logró una bolsa que supera los 26 millones de pesos y que a nadie rinde cuentas de esos ingresos “extraordinarios”.

Aunque sus “voceros” argumentan que son para gastos de operación del Revolucionario Institucional.

Veamos.

… La cuota para estar en lista de asignación directa a un cargo de elección fue de 200 mil pesos y fueron 68 militantes los beneficiados.

Adrián Trujillo Tobías, secretario particular de Néstor Camarillo, fue quien recibió la aportación y que sumó la módica cantidad de 13 millones 600 mil pesos.

… Cerca de 200 aspirantes pagó 15 mil pesos -cada uno de ellos- un “curso” jurídico-partidista, que dio un total de 3 millones de pesos. Juan Carlos A. Medina era quien pasaba la charola.

… Cuota partidista de 200 aspirantes, que en promedio fue de 25 mil pesos, arrojó 5 millones de pesos.

… Encuesta “Efectiva” a 216 aspirantes, promedio 20 mil pesos, dio 4 millones 320 mil pesos.
Melli Macoto fue la encargada de recibir el dinero de la “encuesta”.

Además, quienes después de haber hecho todos los pagos y no quedaron nominados y amenazaban con denunciar los cobros, Néstor Camarillo los apaciguaba y mandaba a otros partidos políticos.

Varios fueron a Movimiento Ciudadano.

Otros al Verde Ecologista.

Los demás a Compromisos por Puebla y Partido del Trabajo.

Lo anterior dejó un mar de dudas entre los aspirantes, quienes preguntan los 26 millones de pesos recaudados por Camarillo y su camarilla a qué bolsa irá o entre quiénes se habrá dado la repartición.

Si –Alito– Alejandro Moreno, líder nacional del PRI tuvo conocimiento de los pagos que hicieron.

O bien, el “grupo Oaxaca” –Javier Casique Zárate y Jorge Estefan Chidiac– hizo la repartición y, por ende, no informó al Comité Ejecutivo Nacional.

¿Así el PRI revivirá y recuperará el voto de los poblanos?

¿Con la repartición de las plurinominales para Estefan Chidiac, Isabel Merlo, Néstor Camarillo, Juan Carlos Lastiri, la militancia sufragará por ellos el próximo domingo 6 de junio?

No hay la menor duda, el Revolucionario Institucional difícilmente regresará al poder gubernamental que detentó durante más de 70 años.

Perdió Casa Puebla en 2010 ante el panista Rafael Moreno Valle.

En 2013, con Peña Nieto en Los Pinos, no pudo ganar la Presidencia Municipal de Puebla.
En disputa de la “mini gubernatura” de 2016, el tricolor por segunda ocasión fue derrotado por el morenovallismo con José Antonio Gali Fayad.

Por tercera vez pierde en los comicios de 2018 con Martha Érika Alonso Hidalgo.
La cuarta caída tricolor se da en 2019 con elección extraordinaria a Gobernador al triunfar el morenista Luis Miguel Barbosa.

Y para 2024 se ve más que imposible el triunfo del PRI.

¿O no es así, grupo Oaxaca y don Néstor y su camarilla?

Qué importa, ellos tiene asegurado su estancia en el Congreso del Estado con derecho a la reelección.

Al tiempo.