viernes 24 mayo 2024
Slider
El gobernador Barbosa se está quedando solo… soberbia y autoritarismo lo pierden (columna de Gerardo Pérez García director de Foro 21)

 

Quienes lo conocen dicen que perdió la magia que lo catapultó en el Senado de la República, donde brilló con luz propia.

Otros comentan que extravió la “mano negociadora”, de conciliación, diálogo y acuerdos que lo llevaron a transitar a buen puerto en la Cámara Alta.

Apuntan que la sencillez del trato camaral fue encerrado en el “baúl de los recuerdos”.
Y quienes no lo habían tratado, mucho menos entablado acuerdo o diálogo alguno –la inmensa mayoría de poblanos- lo perciben como un hombre intolerante, intransigente y “dueño de la verdad”.

Así es como aprecian políticos, ex colaboradores y ex amigos al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Dicen: “El embrujo del poder ya lo perdió”.

Sucumbió al “Sí señor… No señor… Como usted diga señor Gobernador”.
Advierten:

“No debe olvidar que el poder es efímero, hoy estás, mañana quién sabe”.

Además, cada sexenio, o quinquenio como el que preside, “tiene fecha de caducidad”.

Y una vez que el reloj de arena vierte el último contenido, en automático se diluye y deshace el “traje de gobernador”.

Jamás volverá a poseer el “bastón de mando”.

E inicia la cuenta regresiva.

Y con ello, el cobro de facturas.

Y los “muertos… reviven” –políticamente hablando-

BARBOSA SE ESTÁ QUEDANDO SOLO

El grupo compacto barbosista de la campaña electoral 2018, más la ampliada de la victoria electoral de los comicios extraordinarios de julio de 2019, se ha ido extinguiendo conforme avanza administración de Barbosa Huerta.
Unos optaron por decirle adiós.

Otros renunciaron al cargo.

A los demás, los ha cesado y cerrado el portón de Casa Aguayo.
Veamos.

Lleva 16 cambios en su gabinete en dos años de Gobierno.

Sacó con policías de sus oficinas a la subsecretaria de Educación, Alejandra Domínguez Narváez, esposa del Secretario de Gobernación David Méndez.

Lo mismo hizo al Secretario de Movilidad y Transporte, Guillermo Aréchiga Santamaría –retornó a la Cámara de Diputados-

Despidió a David Méndez Márquez de SEGOB y no dejó que pasara su candidatura a Diputado.
Antes, discutió con su primer titular de Gobernación, Fernando Manzanilla Prieto y antes de que lo renunciara, se adelantó y subió a redes su dimensión.
Terminó distanciado con el jurista Carlos Meza Viveros.
La semana pasada cesó a Raciel López Salazar de la Secretaría de Seguridad Pública.
Con él, “Grupo Chiapas” emigró de Puebla.
Lo que llevó a que “su amigo” Florencio Madariaga Granados optara por darle las gracias al cargo de asesor jurídico.
Ruptura que se extiende con ex gobernador de Chiapas, Juan Sabines.

DISTANCIADO DE LÓPEZ OBRADOR
Y AHORA ROMPE CON IGNACIO MIER

Está más que claro el distanciamiento y frialdad del Presidente Andrés Manuel López Obrador con el gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa.

Alejamiento que también se plasma con Mario Delgado, dirigente nacional de MORENA, al imponerse reelección de Claudia Rivera Vivanco a la alcaldía de Puebla y exclusión de Gabriel Biestro, “delfín” del barbosismo.

Por si algo faltara al coctel político-electoral de junio 2021, Barbosa Huerta manda claro mensaje a Ignacio Mier Velasco, líder de la bancada de MORENA en la Cámara de Diputados.

Mario Alberto Mejía –director de ContraRéplica- en su Quinta Columna de ayer lo desmenuza.

“Cuando Ignacio Mier fue dirigente estatal del PRI, en la elección de 1995, puso a amigos, compadres y parientes en algunas de las principales candidaturas y posiciones partidistas.

“Perdió los principales ayuntamientos y distritos claves.

“El gobernador Manuel Bartlett, su impulsor, tuvo que cambiarlo para evitar una catástrofe mayor.

“Ya con Rafael Moreno Valle como gobernador, Mier subió y bajó haciendo amarres para la causa lopezobradorista.

“En ese periodo fue amloísta de día y morenovallista de noche.

“Una vez que llegó en lugar de Mario Delgado a la coordinación de la bancada de Morena, en San Lázaro, nuestro personaje empezó a trabajar en su sueño de ser gobernador de Puebla en 2024.

“Y como en el pasado reciente, y para armar su estrategia de cuadros, le dio por poner a su hija Daniela en la antesala de la próxima legislatura local al colocarla en el primer lugar de la lista plurinominal de Morena.

“Su hijo Nacho, en tanto, ya amarró la candidatura a la alcaldía de Tecamachalco y el propio Mier Velasco entrará como pluri nuevamente a San Lázaro”.

Hasta ahí breve resumen textual de la cita del columnista Mejía.

Lo que no expone Mario Alberto, que Miguel Barbosa e Ignacio Mier no discutieron por las posiciones de elección popular.

Tampoco estuvo en la mesa el tema Claudia Rivera.

Mucho menos la sucesión gubernamental de 2024.

Fue una temática externa que llevó a Barbosa Huerta perder los estribos.
Comenzar a gritar, vociferar e insultar.

El mandatario perdió el control y el legislador federal optó por retirarse.

¿O no es así, señor gobernador

Al tiempo.