lunes 15 abril 2024
Slider
Día internacional de la beneficencia

 

 

 

 

 

 

 

 

Este 5 de septiembre se celebra este día, y nos pareció fundamental hablar de lo que significa este día, necesitamos primero identificar que este día lo que buscamos es en reconocer el papel de la caridad a efecto de buscar mitigar el sufrimiento humano, por tal razón la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución A/RES/67/105, determinó que el día 5 fuera la fecha elegida para conmemorar el aniversario del fallecimiento de la Madre Teresa de Calcuta, quien recibió el Premio Nobel de la Paz en 1979 y principal referente de la caridad en el Mundo, ella decía que “la pobreza y la angustia constituyen una amenaza a la paz” por esta razón es que buscó a través de la caridad encontrar los procesos y caminos que permitieran mantener la paz, con las Misioneras de la Caridad las cuales se extendieron, primero en la India con la Ciudad de la Alegría y luego en otros países, creando hospicios y residencias para los pobres y desamparados, siendo evidente que la labor que realizaba las Misioneras de la Caridad era asistencia social con enfoque de derechos humanos, pues el objetivo era la búsqueda de mantener la paz entre las personas y dignificar a los más pobres y desprotegidos.
En México como en Puebla, la asistencia social aunque es una sola e incluso se encuentra descrita en la ley de Asistencia Social, también es cierto que se puede ver usar o enfocar desde dos vertientes muy diferentes, una que es la tradicional y más antigua heredada de gobiernos neoliberales que es la Asistencia Social que ve a los pobres, desprotegidos, grupos vulnerables entre otros, como objetos de comercio político en beneficio al sector público o privado, es decir, que ven a las listas de beneficiarios como moneda de cambio para posiciones políticas, para las ONG´s vistos en $$$ para bajar recursos, para las instancias públicas como cumplimiento de metas en programas anuales, todo lo anterior viendo a las personas como meros números de control.
El otro enfoque, el enfoque progresista, el enfoque que busca la dignidad de todas las personas es que los actos de asistencia social ven a la persona no como un objeto de comercio sino como un sujeto de derechos, es decir, que aunque es cierto que necesita y requiere del apoyo asistencial, también es cierto que no se le debe doblegar o romper sus dignidad como persona, que por sobre todos los mecanismos se debe de mantener vigente la dignidad de la persona y en respeto a sus derechos humanos.
Por lo mismo las instituciones que están en la Asistencia Pública o social tienen que caminar a cambiar sus estructuras del pasado y procesos vigentes que están íntimamente relacionadas a ser instituciones asistencialistas y clientelares a ser verdaderas instituciones de asistencia social con perspectiva de derechos humanos, con enfoque de igualdad sustantiva de género, buscando en todo momento la no discriminación y siempre respetando el derecho a la libre determinación y en respeto a su cosmovisión de los pueblos originarios, así como lo tienen que hacer las instituciones públicas también las privadas deben de caminar en esa ruta, es necesario que todos aquellas personas que se resistan a estos cambios, se les vea como opositores de la dignidad de las personas porque lo que buscan es mantener las lógicas clientelares que ven al ser humano como moneda de cambio y no como personas con derechos.
Si realmente queremos salir en Puebla y en México de esta gravísima crisis que viviremos el año 2021 y hacia adelante, necesitamos personas que estén a la altura de enfrentar los retos que vienen y no a las personas que se paralizan frente a los retos o que definitivamente no tienen la capacidad de enfrentar lo que viene, desde ya necesitamos a los mejores y no a los que mejor se venden, frenemos el cumplimiento de cuotas y demos prioridad a las y los mejores perfiles, “en los peores tiempos necesitamos a los mejores”, hoy urge que en los gobiernos de todos los niveles, prioricen en esta ruta y no solo en que les conviene para sus intereses personales.
El Debate en México y en Puebla no debería radicar en quien es menos o más, quien es bueno o malo; o quien merece más o menos; la aspiración a ser diputadx, regidorx o alcalde, ya no debe radicar en la pureza o impureza de su pensamiento ideológico o en quien es más amigo de X o de Y, quien en su pasado fue verde rojo o amarillo y quien en su presente es algo de lo anterior, en estos tiempos de posicionar la 4Transformación, debemos de pensar a futuro y no a corto plazo, debemos de definirnos como personas que quieren un cambio o quienes están luchando por que se queden las cosas como estaban, en el centro del debate debería de ponerse la congruencia de lo que pensamos y de lo que hacemos, urge desnudar desde hoy a quienes pretenden representarnos y saber que piensan hacer, como lo piensan hacer, si tienen la capacidad de hacerlo o son puro cuento, descartar de inmediato a quienes no piensan y pasar a lo fundamental que aquellos que piensan descubrir lo que pretenden hacer será desde una visión del viejo régimen neoliberal o desde una lógica progresista y en dignidad a los derechos humanos, hoy pensar que voy a levantar la mano para ser candidato porque soy guapo o feo, gordo o flaco, güero o moreno, pobre o rico, fifi o chairo, no me parece tan fundamental como en aquellos que realmente piensan estén sumados al proyecto de la 4T o estén en contra, URGE SUBIR EL NIVEL DEL QUE HOY SE TIENE, no podemos seguir permitiendo negociar falta de capacidad por honestidad o enorme capacidad con ausencia de honestidad, ya fueron dos años de experiencia para aquellos que no la tenían, ya es momento de dejar ir a los funcionarios íntimamente ligados con los poderes del pasado y darle entrada a los talentos con pensamientos progresistas, ya es momento de quitarse de encima de aquellos “talentos” que el miedo los paraliza y frena el progreso de Puebla y México, para darle paso aquellos que el miedo no los paraliza sino los motiva a caminar con pies firmes y hacia adelante con miras a trabajar desde la lógica progresista, urge romper con los candados del morenovallismo que se ve reflejado en aquellos servidores públicos que presumen tener mucha experiencia pero su experiencia no es más allá que en esos años del obscurantismo morenovallista o calderonista, esos fueron los peores momentos que se han vivido en la administración pública y es ilógico que vean a personas que se formaron en esas épocas como los mejores perfiles o los mas experimentados para los cargos, o peor aún pensar como los tecnócratas que cien doctorados te darán la experiencia de años en el servicio público, urge seriedad para enfrentar la pandemia en la que estamos y compromiso de quienes les corresponda reconstruir el tejidos social que se ha visto roto por la pandemia
Mi Twitter es @LuisSorianoVC