viernes 24 mayo 2024
Slider
Antonio Taja o Juan Carlos Moreno Valle… será el nuevo titularse. (Rumor sin fronteras: Gerardo Pérez García)
Parálisis, caos y desorden privan al interior de la Auditoría Superior del Estado ante la ausencia de dos meses del “aún titular” –El Sultán- Francisco Romero Serrano, quien en breve se verá obligado a presentar su dimisión ante la nueva LXI Legislatura del Congreso Estatal en virtud de la denuncia, por presuntos actos de corrupción, que presentaron varios alcaldes ante la Unidad de Inteligencia Financiera.
Además, trasciende, que los diputados preparan la documentación para que proceda juicio político por enriquecimiento ilícito y cohecho.
Presuntos hechos que han llevado a una larga ausencia del “aún Auditor”.
Y que originó que Romero Serrano haya ejecutado dos cambios en su “aún equipo de trabajo”.
Primero cesó al titular de la Auditoría Especial de Fiscalización, Víctor Sánchez Ruiz.
Posteriormente despidió al director Jurídico, Rafael Zepeda.
Y designó encargada de Despacho de la Auditoría Especial a María Coate, quien a su vez es directora de Auditorías de Poderes Estatales.
Acotándose:
La contadora María Coate es amiga de todas las confianzasde Francisco Romero, con quien trabaja desde hace años en su Despacho de Auditores y que al ser designado Auditor Superior la incorporó a la ASE.
Y don Víctor Sánchez Ruiz fue secretario de la extinta SEDECAP –hoy Contraloría- en el gobierno de Mario Marín Torres.
Por cierto, Víctor Manuel Hernández Quintana, que fuera director General del ORFIS –Órgano de Fiscalización-, hoy ASE, en la administración de Mario Marín, fue uno de los Despachos Externos que contrató Francisco Romero.
Dos marinistas en un organismo “autónomo” de la administración de Luis Miguel Barbosa, quien recientemente dijo:
“Marín es un pederasta”.
“Funcionarios y empresarios cercanos a Marín, le mandaban menores de edad”.
Vaya señalamiento incriminatorio contra el ex gobernador, el cual hasta hoy no se ha presentado documento probatorio alguno.
Tampoco se tiene conocimiento que la Fiscalía General del Estado haya abierto una carpeta de investigación.
VÍCTOR HUGO AGUILAR AL FRENTE DE LA AUDITORÍA ESPECIAL DE FISCALIZACIÓN
En aras de ganarle “tiempo al tiempo”, el “aún Auditor” Francisco Romero designó Auditor Especial de Fiscalización al contador Víctor Hugo Aguilar.
Vale destacar la importancia y peso legal que tiene en el reglamento interior de la ASE el cargo de Auditor Especial de Fiscalización: Ante la ausencia temporal y/o por enfermedad del Auditor Superior del Estado, quien asume el cargo de Encargado de Despacho de la ASE… es el Auditor Especial de Fiscalización.
Romero Serrano de presentar su renuncia al cargo, por normatividad quedaría al frente Víctor Hugo Aguilar, lo que permitiría ganarle “tiempo al tiempo” para que termine de “limpiar la casa”.
Y tener un escudero en la ASE.
De ahí, que haya decidido poner a Víctor Hugo –era Auditor Externo- y no a su amiga María Coate, pues esa “tarjeta informativa” está debidamente registrada en Casa Aguayo.
Ello tendría vigencia una vez que el Congreso del Estado reciba la renuncia al cargo del Auditor Superior del Estado.
O bien, “abra juicio político” a Romero Serrano por enriquecimiento ilícito y cohecho, según ha trascendido al interior de la nueva Legislatura.
ANTONIO TAJA O JUAN CARLOS MORENO VALLE A LA ASE
Por lo anterior, se dice que en el escritorio del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta están debidamente registradas dos “Fichas Informativas” con los nombres de Antonio Taja Tame y Juan Carlos Moreno Valle Sánchez.
Que Antonio o Juan Carlos sería la propuesta al Congreso como nuevo responsable de la Auditoría Superior del Estado.
Ambos ya laboraron en la Auditoría.
Conocen el manejo del organismo.
Pero quien al parecer lleva mano es Moreno Valle Sánchez, actual director de Carreteras de Cuota en el gobierno de Barbosa Huerta.
Vale recordar que Víctor Manuel Hernández Quintana es quien lo invita a trabajar en el extinto ORFIS. Además de crear el cargo de Auditor Especial de Fiscalización, designando ahí a Juan Carlos Moreno Valle.
A la llegada de David Villanueva Lomelí a la ASE –mandato de Rafael Moreno Valle-, decide darle las gracias a Moreno Valle Sánchez.
De última hora recula y le dice que continuará laborando en la Auditoría, pero Juan Carlos rechaza la invitación y le da las gracias.
También Romero Serrano llamó a Moreno Valle Sánchez para que se incorporara a la ASE. Le agrace el ofrecimiento, pero le dice que no.
Quién lo hubiera pensado que hoy Juan Carlos está en la antesala de ser designado nuevo Auditor Superior del Estado.
Claro, si así le determina el titular del Ejecutivo.
Y el Congreso lo nombra.
Mientras tanto, -El Sultán- Francisco Romero Serrano permanece acuartelado en su hogar en espera de la llamada de Casa Aguayo.
Y cuyo mañana luce más que incierto, pues sabe que una tormenta jurídico-legal está por llegar.
No cabe duda que la ambición y el sentirse “Dios en Poder” pierde al ser humano.
Amén de quienes traicionan la confianza del amigo que les tiende la mano y designan en un cargo de la administración pública.
Pero como dice el filósofo de Güemes: “lo que sube… baja”.
Al tiempo.