viernes 19 julio 2024
Slider
Columna política de Gerardo Pérez García director de Foro 21: ENFRENTAMIENTO GOBERNADOR VS EDIL , AMBOS DEL PRI, SE DIO EN EL PAN Y HOY SE REEDITA EN MORENA

 

Parece que fue ayer cuando saltaron a escena mediática y política los enfrentamientos del gobernador con el presidente municipal.

Lo grave, y terrible, es que pertenecían al mismo partido político.

Y eran del Partido Revolucionario Institucional (PRI)

Fenómeno que se repitió con el Partido Acción Nacional (PAN).

Y ahora se da en Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

¿Por qué?

¿Qué tiene la alcaldía de la capital que tanto celo causa al mandatario estatal?

¿Qué los lleva a pretender “ahorcar”, política y financieramente hablando, al alcalde?

¿El celo, o miedo, de que sea el sucesor a la gubernatura?

Pudiera entenderse ese juego y rejuego perverso del gobernante si fueran de diferente organización política.

Pero cuando ambos, edil y gobernador, son del mismo partido… ¿por qué?

Ahí está la historia.

PRI VS PRI

Melquíades Morales Flores y Mario Marín Torres, ambos candidatos a Casa Puebla y Palacio Municipal, respectivamente, en 1999.

Los dos llegaron al poder.

Pero la lucha interna y soterrada se dio desde la campaña.

Melquíades nunca pudo controlar ni someter a Marín.

Tan fue así, que en la intermedia y con Carlos Alberto Julián y Nácer como candidato a la alcaldía… Marín nunca lo apoyo ni respaldó.

Y Julián y Nácer perdió ante el panista Luis Paredes Moctezuma en los comicios de 2002.
Mario Marín “no aceptó propuesta” de Morales Flores de ser titular de Educación Pública para emprender su caminar de dos años para convertirse en gobernador, lo que lo llevó a una intensa disputa con Melquíades, pues su candidato era Rafael Moreno Valle Rosas.

Con la nominación, Marín llevó a Enrique Doger en fórmula al Palacio de Charlie Hall en la contiende de 2005.

Mario y Enrique, después de ser amigos y cómplices, terminaron confrontados. Choque que cobró relevancia cuando a Marín le estalla el escándalo Lydia Cacho y Doger pide que deje Casa Puebla para que enfrente la acusación.

En el segundo tramo del sexenio de Marín la candidata a la alcaldía resulta Blanca Alcalá Ruiz y pese a la objeción y reiterada negativa de aceptarla, termina cediendo a la petición del dirigente estatal del PRI –su gran brother–, Valentín Meneses Rojas.

Y Blanca Alcalá se convierte en la primera presidenta municipal de Puebla.

PAN VS PAN

Vale acotar:

Mario Marín decide mandar a Javier López Zavala como candidato al gobierno para enfrentar al panista Rafael Moreno Valle y el PRI pierde por primera vez la gubernatura, donde Melquíades Morales Flores jugó papel toral en apoyo al morenovallismo y cobrar así viejas facturas con el marinismo.

Y vaya que si las cobró.

Pero esa es otra historia.

Rafael Moreno Valle y Eduardo Rivera Pérez ganan Casa Puebla y el Palacio Municipal.
Mas el control y sujeción al edil siempre corrió a cargo de Moreno Valle.

Eduardo Rivera resurge en 2018 cuando repite candidatura por la alcaldía con Martha Erika Alonso Hidalgo.

El tsunami López Obrador arrolla en la elección, Rivera Pérez pierde y gana Alonso Hidalgo.

Mandato fugaz de 10 días el de Martha Erika Alonso –14 al 24 de diciembre de 2018– al morir trágicamente al desplomarse el helicóptero Agusta, con su esposo Rafael Moreno Valle y tres tripulantes.

Pero también esa es otra historia.

MORENA VS MORENA

Por lo anterior, en Puebla se dio elección extraordinaria a gobernador y el ganador fue el morenista Luis Miguel Barbosa Huerta.

Para esto, Claudia Rivera Pérez era la presidenta municipal de Puebla desde octubre de 2018.

Y con ello, la segunda mujer en gobernar la quinta capital de mayor importancia a nivel nacional.

Así, Morena logra la gubernatura y tiene, a la vez, la alcaldía.

Sólo que desde la campaña de 2018 se dieron los choques entre Luis Miguel Barbosa y Claudia Rivera, que se ahondaron con la derrota del primero y el triunfo de la segunda.

Vino el revire de Barbosa Huerta al ganar en junio de 2019 la gubernatura.

Y comenzó el suplicio de Rivera Vivanco.

Y la campaña abierta y directa del mandatario estatal contra la alcaldesa.

Qué importa que ambos porten el traje y la bandera de Morena.

Choque que cobra mayor relevancia con las declaraciones de Claudia Rivera el lunes pasado al periodista Jorge Rodríguez, subdirector de El Sol de Puebla:

“El mandatario es de esos políticos que prefieren obstaculizar, insultar y denostar, antes que debatir opiniones diferentes a la suya”.

Y soltó:

“Aun así… no le tengo miedo a Miguel Barbosa”.

Bajo este escenario de abierta confrontación llegarán el mandatario estatal y la alcaldesa a la elección del2021.

¿Quién ganará… quién perderá?

¿Ella o él… él o ella?

Al tiempo