miércoles 24 julio 2024
Slider
Columna política de Gerardo Pérez García director de Foro 21: DOS INTERNOS DE “ EL BATÁN” FALLECIERON POR CORONAVIRUS; EL PRIMERO ESTUVO CINCO DÍAS EN LAS INSTALACIONES SIN QUE FUERA CREMADO

 

Para los apreciables lectores/as de este espacio periodístico que ayer rechazaron y no dieron crédito a lo escrito: “El Batán, por colapsar ante Covid-19… un interno falleció, 25 contagiados y 10 enfermeras en cuarentena”, con información ampliada, con nombres y apellidos, se ratifica que la información es certera y 100% verídica.

La publicación del estado en que se encuentran las y los pacientes, enfermeras e instalaciones del Hospital Psiquiátrico “Dr. Rafael Serrano” concita para que el gobierno del estado y sector Salud acudan en su apoyo y respaldo.

Y no continúen, y prosigan, en desamparo y olvido.

Reiterándose:

Se trata de mujeres y hombres.

De seres humanos que sienten y viven, que ríen y lloran.

Su orfandad y olvido son brutales y desgarradores.

Ellas y ellos no son muebles.

Ni objetos.

Ni animalitos que se tiran a la calle.

Y para que no exista ni quede la menor duda de que la información es real, se anexan los nombres de los pacientes de El Batán que han fallecidos por el coronavirus.

José Rangel Velázquez, de 77 años de edad.
Hugo Cortés –no se tiene su edad–.

Ayer se publicó que un interno había fallecido. Se llamó José Rangel y su familia lo abandonó.

Su cuerpo permaneció cinco días en un cuarto del nosocomio psiquiátrico, pues los directivos “no sabían qué hacer con don José”.
Y el pasado fin de semana murió otro paciente: Hugo Cortés.

Don Hugo no tuvo atención médica… Covid-19 se lo llevó.

Al momento de fallecer tenía 39 grados de temperatura.

Además, cuatro enfermeras del hospital están en confinamiento en sus respectivos hogares al dar positivo al examen:

Leticia Aguirre.
María Garita.
Margarita Vázquez.
Juanita Zapotecas.

Y sospechosos en aislamiento:

Claudia de la Luz.
Teresa Porfirio.
Teresa Patricia Cosme.
Leobarda Castillo.
Margarita Rojas.
Porfirio N.

A las 10 enfermeras/ros que han dado positivo y permanecen en cuarentena se le añaden 18 usuarios más con síntomas del coronavirus.
Como podrá apreciar, estimado/a lector/a, la información es 100% certera y confiable.

Desafortunadamente, los directivos del Hospital Psiquiátrico han optado por continuar amenazando al personal, se han encerrado en sus oficinas y/o casas, y solamente ellos saben si buscaron el respaldo del gobierno.

Porque hasta el domingo por la noche, el director del nosocomio “Dr. Rafael Serrano”, Guillermo Loaiza Cerón, no había fijado una postura sobre los dos internos que fallecieron por Covid-19, ni del personal médico y enfermeras, así como de pacientes que dieron positivo.

Mucho menos han emitido una declaración Norma Angélica Figueroa Benítez, gestora de Calidad; ni la responsable del Jurídico, Paula Justo Corona.

Lo que lleva a la conclusión… El Batán no existe para las autoridades gubernamentales ni de salud: ya fallecieron dos internos y nadie acude en su auxilio.

Van 10 enfermeras contagiadas y la dirección opta por el silencio y acude a las amenazas al personal que dé información a la prensa o lo suba a redes.

Hay 25 internos con síntomas de Covid-19 y están en desamparo.

¿Qué falta para que volteen a ver a los internos y enfermeras de El Batán?

¿Que haya una serie de fallecimientos?

¿Cierre sus puertas el Hospital Psiquiátrico por estar infestado de coronavirus?

¿Acaso no hay una mano humana, sensible, bondadosa que acuda a respaldar y ayudar a esas mujeres y hombres que las circunstancias los llevaron a tener un padecimiento psiquiátrico?

¿Hasta cuándo irán en su auxilio?

¿Hasta cuándo?

Al tiempo